LA HISTORIA DE LA PIÑA

Un empleado fue a pedir un aumento de sueldo a su jefe. Este empleado se presenta al jefe, y pide un aumento. El jefe le hace una petición:

– Hay un vendedor de piñas al otro lado de la calle. Mira a cuánto está la piña.

De mala gana, e incluso un poco enojado por la extraña petición, el empleado se fue y volvió casi una hora más tarde porque aprovechó a fumar, beber café en la panadería de la esquina y hablar con unos conocidos que pasaron. Volviendo, el jefe le preguntó:

– ¿Cuál es el precio unitario de la piña perla?

– No sé si era la perla, pero lo que está ahí cuesta 3.00€.

– ¿Suministra para empresa?

– No lo sé.

El jefe pidió al empleado que esperase y mandó llamar a otro empleado. Cuando éste llegó, el jefe pidió que realizara la misma tarea: saber el precio de la piña. Se fue y regresó en menos de 10 minutos. El jefe hizo la misma pregunta:

– ¿Cuál es el precio unitario de la piña perla?

– Son 3.00€.

– ¿Subministra a empresas?

– Sí. Yo le di mi tarjeta y me quedé con su contacto.

– ¿Proporciona un cierto descuento?

– Para los pedidos de más de 100 unidades ofrece 20% de descuento para la perla y el 25% para la variedad de cayena.

– ¿Con qué rapidez suministra?

– Hasta 8 horas después de la solicitud.

– ¿Hay algo más que debería saber?

– También ofrece otras frutas y ofrece descuentos según la fruta, la cantidad solicitada y la disponibilidad.

Autor desconocido

¿Cómo va su proactividad?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies